Tienda Lomo. Londres - Nikon FMTienda Lomo en Londres – Nikon FM

La primera vez que escuché sobre la lomografía fue más o menos por 2003, creo. Lo escuché de una muchacha que en ese momento era súper pana y que siempre le he tenido admiración por su forma de ser, una persona súper abierta, súper metida en cosas curiosas, con una creatividad y amor por la fotografía.

El caso es que desde ese momento, conocí el término. Me llamó la atención, porque ya tenía una atracción por la fotografía, pero no fue si no un tiempo después que abrí mi cuenta en lomography. La verdad es que no la usé mucho porque no tenía cámara lomográficaSin embargo, con el pasar del tiempo tuve la oportunidad de iniciarme en la lomografía con una sencilla pero genial ActionSampler (AS). Escogí esta cámara por varias razones, una de ellas era el precio, la otra era que para mi, era la más rara de todas. Una cámara que tenía 4 lentes me parecía sumamente fascinante, así que mi primera cámara fue esa. Cuando la recibí, recuerdo haber tenido la sensación de que era muy liviana, porque es una cámara súper básica. Me costó conseguir rollos, mis primeros rollos fueron Kodak pro-image 100. No tenía mucha más opción. Algo curioso es que hasta el mismo señor donde yo llevaba a revelar -y copiar- se quedaba sorprendido por esa cámara tan peculiar, pero no tenía manera de explicarle de qué se trataba.

Primeras fotos con la AS.Primeras fotos con la AS.
Primeras fotos con la AS.Primeras fotos con la AS.
Primeras fotos con la ASPrimeras fotos con la AS

Confieso que el mundo digital es sumamente posesivo, acostumbrarse a tomar fotos con cámaras analógicas no es algo que se logra de un momento a otro, la fotografía digital te convierte en un robot, donde estas ansioso por ver al instante qué es lo que sale, pareciera que nos hubiésemos acostumbrado a eso, porque incluso los niños pequeños te quitan las cámaras y los teléfonos para ver las fotos.

Es por esto, que mis primeros rollos con la AS fueron muy flojos, son fotos que no fueron pensadas. Además, que por costumbre y por no tener la manera de hacerlo, yo revelaba y copiaba, cosa que hace el hobbie algo caro. No tomé muchas fotos en ese entonces, pero siempre que tomaba, sentía unas hormiguitas por ir a buscar mis fotos y ver el resultado 🙂

No me animaba la idea de revelar-copiar-escanear. Al inicio de mi fotografía analógica, amaba el resultado, pero el proceso se me hacía muy lento, es por eso, que tengo algunas cajas con rollos que nunca han sido publicados. La verdad es que la fotografía digital me absorbía y prefería dedicarme a aprender y trabajar más sobre la fotografía digital.

Sin embargo algo cambió. El cambio vino desde la comunidad. Un buen día -no recuerdo cual, ni donde- empecé a conversar sobre lomografía con gente que sabe y que tenía ya una experiencia más marcada con la fotografía analógica (Si, Oriana y JoseMa, es con ustedes) y ellos empezaron (sobre todo Oriana) a motivarme para que hiciera más trabajo en fotografía analógica. Me empeñe entonces en trabajar más y mejor con la fotografía analógica porque como fotógrafa me parece que para poder entender la fotografía digital es necesario conocer la fotografía analógica, así que mi siguiente paso fue pensar en comprarme una cámara SLR (Réflex analógica). Después de ver varias opciones, en MercadoLibre conseguí a una Nikon FM a buen precio, así que decidí comprarla. Ese paso cambió tooooda mi perspectiva con la fotografía analógica.

 Al tener una SLR, las fotos eran una cosa mágica. No sé, fue amor a primera vista. La cámara toma unas fotos que en lo particular son demasiado hermosas, yo le echo la culpa al lente, la cámara me vino con un lente 50 MM de 1.8 f, nada más y nada menos, así que es difícil que te queden feas, porque entra muchísima luz por ese lente. A pesar de eso, me tocó aprender a enfocar de manera manual, a jugar con la luz, con la velocidad. Nada parecido a la fotografía digital que te lo pone todo fácil, esto si era fotografía en serio.

Estación Petare - Nikon EMEstación Petare – Nikon EM
Una de las primeras que tomé con la Nikon EM.Una de las primeras que tomé con la Nikon EM.
Mi marrón en analógico - Nikon EMMi marrón en analógico – Nikon EM

A raíz de eso, fue creciendo más mi curiosidad por la fotografía analógica. Comprendí que la lomografía no era solo con una cámara lomography si no que se podía hacer con una cámara de rollo cualquiera, y que una de las cosas más importantes -por lo menos en mi caso- es tener gente con quien poder compartir ese gusto. Uno no se ‘une’ a una comunidad como si se inscribiera en un grupo, pero si hay gente y la gente conoce a otras personas, y uno va conectando, cuando vienes a ver, ya estás comprometido para la primera caminata de fotografía analógica y con gente que parece igual de loca que tu, jajajaja.

Mis locos, en una caminata Lomo por El CalvarioMis locos, en una caminata Lomo por El Calvario

El tiempo fue pasando y más me estaba involucrando, mi segundo gran objetivo era una cámara de formato medio (120 mm) pero era súper complicado por cuestiones de dinero, así que ese objetivo lo postergué, pero quise intentar el famoso formato cuadrado comprando una Diana Mini. La Diana Mini es una cosa hermosa, pero al principio me costó muchísimo entenderla (Lean bien el manual para la próxima y si no, pregunten), así que no le agarré el gusto a la primera, pero poco a poco fui entendiéndola y finalmente los resultados que he tenido han sido infinitamente geniales.

Experimentos con la Diana MiniExperimentos con la Diana Mini
La Guaira - Diana MiniLa Guaira – Diana Mini
Experimentos con la Diana MiniExperimentos con la Diana Mini

También le expropie pedí prestada una Nikon FM a mi suegro que es la que he estado usando últimamente, y en mi último viaje, compré una Fuji Instax Mini -rompiendo así la promesa de no comprar más cámaras-. Finalmente, mi sueño de tener una cámara de formato medio se cumplió este año cuando llegó mi Fresh Princess Belair! (No he revelado aun, pero porque también estoy trabajando en un proyecto de cuarto oscuro propio y quiero revelarlo allí!)

Con la cámara prestada :PCon la cámara prestada 😛
Ciro y yo, en foto por la fuji instaxCiro y yo, en foto por la fuji instax
Carnaby St. Londres - InstaxUn retrato de su mercé - Fuji Instax Un retrato de su mercé – Fuji Instax
Tower Bridge. Londres - Fuji InstaxTower Bridge. Londres – Fuji Instax

Todo esto lo escribo por lo siguiente: Mientras más ha crecido mi amor por la fotografía analógica, ha disminuido notablemente la fotografía digital. Creo que llegué a un punto donde de tantas fotos que tomo con una cámara digital me aburro rápidamente y no termino concluyendo en nada, no edito fotos, no las subo a ningún lado. El único trabajo que hago es para proyectos artísticos o fotografía para algunos clientes, de resto, me basta con la cámara del teléfono para cubrir una foto rapidita. Me he alejado de la fotografía digital, aunque no la he dejado completamente.

Con la fotografía analógica todo me ha parecido magia  Es el hecho de tomar la foto y esperar a ver qué viene, es también compartirlas en una comunidad, es tener un proyecto como el de un cuarto oscuro propio. La fotografía analógica fácilmente puede compactar un viaje, porque cada foto es un momento que difícilmente puedes repetir, no es como en lo digital que borraste la foto y listo, con la fotografía analógica debes ser cuidadoso y no malgastar disparos, debes trabajar mucho más en la pre-visualización fotográfica. Ciertamente tiene el retraso propio de la fotografía analógica, pero creo que eso lo hace muchísimo más interesante. La fotografía analógica me ha abierto puertas, dicté un curso de lomografía, también he participado en el Lomomatrix que se hizo en Caracas, comparto los fines de semana con un grupo de estudio fotográfico, tambien participo como colaboradora en una revista de fotografía analógica (almamag.com.ve) y así como eso, muchas otras cosas.

Taller de LomografíaTaller de Lomografía
Sophie en el taller de LomografíaSophie en el taller de Lomografía
Lomomatrix - Nikon EMLomomatrix – Nikon EM
Mi crew en el Lomomatrix - Diana MiniMi crew en el Lomomatrix – Diana Mini

Hoy me encontré con 7 rollos por escanear, como no tengo escáner desde hace algunos días me puse a experimentar con una técnica de digitalización que se hace con una DSLR, una pantalla en blanco, algo de experiencia en photoshop y paciencia. El caso es que completé la tarea de hacerlos todos y de además, empezar a subir algunos álbumes  no solo a lomography, si no también compartirlo como foto de viaje por FB. Estuve más motivada a mostrar esas fotos que incluso la misma serie que tomé con la cámara digital. No sé por qué, pero supongo que es que la fotografía analógica alcanza fibras personales que no se pueden alcanzar cuando uno trabaja y corrige en digital. En parte también el resultado es distinto, Ciro me dice que la fotografía digital es demasiado perfecta, y así debe ser, porque yo creo que la fotografía analógica obliga a llenar espacios con la imaginación.

Este de Londres - Nikon FMEste de Londres – Nikon FM

Hace unos días escribí una serie de tweets a una persona que me preguntó cómo se hacía para entrar en la lomografía, y tenía pensado escribir esto al respecto, porque creo que hay muchas personas que quieren entrar en el mundo de la fotografía analógica, pero no están seguros de que puedan (Bien sea por sus cámaras, por sus habilidades, etc)

  • Lo primero es que la lomografía/fotografía analógica, es simple. Ya se rompió la brecha de la fotografía analógica como una herramienta de trabajo, la mayoría de los fotógrafos profesionales que trabajaban con cámaras analógicas, migraron a fotografía digital, quedan alguno que otro pero esa etapa cerrada donde las cosas se hacía de una sola manera, ya pasó. Es por eso que la fotografía analógica también se presta mucho para experimentar y para crear un estilo propio o probar con varios estilos -como es mi caso-.
  • Para experimentar simplemente basta con probar cosas nuevas, probar rollos distintos, probarlos con settings distintos, revelados, intercambiar cámaras, intercambiar rollos, etc. Eventualmente le vas agarrando el truco, no hay nadie que te diga cómo y por qué lo tienes que hacer. El cielo es el limite!
  • Para empezar en la lomografía no necesitas nada más que una cámara analógica, puede ser una que tengas vieja en tu casa o ver alguna en la página de lomography o como hice yo, buscar algunas opciones por ML o incluso, si estas en Caracas, te puedes pasear por el mercadito dominical que hacen en el Museo del Transporte, donde consigues cámaras viejas a buenos precios. También sugiero que te abras una cuenta en lomography, y si quieres ver cómo funciona y qué resultados da una cámara en particular, allí lo puedes ver, además que te puedes conseguir con experimentos fotográficos muy locos.
  • Una vez -o incluso antes- que te sientas preparado, puedes unirte a alguna caminata lomográfica que se haga. En las caminatas siempre van personas chéveres dispuestas a enseñar y a compartir, no es nada del otro mundo y créeme que lo vas a pasar genial 🙂
  • Para tomar fotos lo único que tienes que tener es ganas, eso depende de ti. Puedes usar la lomografía para documentar tu día a día, para algo especial. Intenta sustituir la cámara digital por la cámara analógica, ya verás que te va a ir súper cuando veas los resultados!
  • Con respecto a los supplies, aunque en Venezuela es difícil conseguir, siempre hay gente que está trayendo rollos y accesorios, y si no, es fácil conseguir rollos básicos. Para revelado, en Caracas hay varios sitios donde puedes llevar tus rollos. Si estás en otra ciudad, seguramente podemos contactar con otros lomógrafos para que te digan donde 🙂

Así que:

No pienses, Dispara! 🙂

Sabana Grande - Diana MiniSabana Grande – Diana Mini